lunes, 5 de octubre de 2009

VI Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental

Con gran entusiasmo, he participado junto con otros colegas en el Congreso desarrollado en la ciudad balnearia de San Clemente del Tuyú: importantes panelistas, largos y productivos talleres, inclemencias climáticas, avatares organizativos pero sobre todo una gran participación y camaradería jalonaron las intensas jornadas.

El trabajo presentado fue la descripción, desde sus aspectos teóricos y metodológicos, de un proyecto realizado en 2007 en el Instituto Perpetuo Socorro de Quilmes. A continuación, parte del resumen del mismo...

"... Las distintas actividades humanas y el importante crecimiento demográfico en el sur del Área Metropolitana de Buenos Aires han alterado sobremanera el medio ambiente. La carencia de conductas cotidianas adecuadas respecto al cuidado y aseo de calles o aceras, el uso irracional del agua o la eliminación de distintas sustancias al aire, el agua o el suelo dan cuenta de esta alteración. Consciente o inconscientemente, muchas veces por falta de información tendiente a mejorar esas conductas y otras tantas a sabiendas de las consecuencias, el deterioro ambiental resulta evidente. Estos mismos comportamientos, alejados del cuidado responsable, se reflejan en cada institución escolar.
Un proyecto generador de actitudes positivas, a través de la incorporación de conocimientos que generen valores vinculados al respeto y cuidado hacia el propio cuerpo, haciéndolo extensivo al medio social (del que la escuela forma parte) ha sido el norte de un grupo de profesores del Instituto Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Quilmes. La discusión sobre casos que reflejan conductas inadecuadas, en términos de convivencia y sustentabilidad en un medio ambiente altamente urbanizado y con elevadas tasas de crecimiento demográfico ha servido como basamento para la transformación de elementos y acciones cotidianas en contenido escolar. A partir de ellos, claramente emparentados con la problemática ambiental, se buscó generar prácticas y actitudes afables y sustentables respecto del medio ambiente próximo (el escolar) para luego extenderlas a un entorno más amplio.
La puesta sobre relieve de las acciones individuales

responsables e innovadoras como un vehículo valioso que, sumadas a otras múltiples del mismo tipo, ayudan a provocar cambios sociales vinculados a la esfera ambiental, ha sido una de las ideas – eje que operó como matriz del proyecto. La convicción de que la población escolar del Instituto Nuestra Señora del Perpetuo Socorro puede y debe generar esas acciones para transformarse en agentes multiplicadores de una modificación en la relación con el ambiente ha sido también un importante eje de trabajo.
Visto de esta forma el cuidado del medio ambiente no sólo como objetivo del proyecto, sino también como un derecho y una obligación, los alumnos y docentes del Instituto Nuestra Señora del Perpetuo Socorro desarrollaron durante el pasado año 2007 el Proyecto Anual Educar para un Bienestar Personal y Ambiental: de la escuela a mi ciudad. En el marco de acciones como el relevamiento de casos que demuestren acciones inadecuadas llevadas a cabo por diferentes actores sociales, la puesta en marcha de campañas de concientización identificadoras de distintos tipos de manejos ambientales y la concreción de una campaña de aprovechamiento de cierto tipo de residuos reciclables a favor de instituciones de bien público, los diversos miembros de nuestra comunidad educativa participaron en un taller – debate final tendiente a detectar hábitos de cuidados personales y medioambientales adecuados e inadecuados.
La activa participación, tras arduas jornadas de investigación, argumentación y debates plenarios y en comisiones, permitió a los miembros de la comunidad discernir entre diferentes posibilidades de relación hombre – medio, medir sus posibles consecuencias y mejorar la percepción sobre las prácticas en ámbitos cercanos: la escuela, el hogar y el barrio fueron tomados como espacios de discusión sobre actitudes y hábitos.
Una mirada pluridisciplinar e integradora enriqueció las investigaciones y los debates: puesto que las acciones involucraron a todo el cuerpo de profesores, los alumnos de los distintos cursos se abocaron a analizar las causales y las consecuencias del manejo ambiental en espacios próximos a la luz de procedimentos, metodologías y valoraciones de los distintos espacios curriculares que conforman las diferentes orientaciones con que cuenta nuestra Institución: así, la evaluación de las conductas no se limitó al escueto tamiz que puede implicar a las áreas afines a las Ciencias Naturales, sino que el análisis se extendió provechosamente mediante el sesgo de las Ciencias Sociales...".




Publicar un comentario